Patinando en Bruselas

Skaters en Bruselas

Dentro del Skatepark más importante de Bruselas, Rue des Ursulines. Con un solitario rascacielo de fondo y el sol resbalando en cada salto, las fachadas Art Nouveau miran con un gesto de desprecio y desconfianza mientras te vas dando cuenta de que son distintos. Colorean toda la tarde el barrio de la Chapelle, hablamos de Skaters, de Riders, ya lleven patín o bicicleta de BMX el método de ambos es común, venga otra más. Otros chicos se sientan en el fondo, beben unas cervezas y miran con crítica y desafío. En cada rampa se mezclan chicos de todas las edades que viven esta cultura con fervor, mi tabla es la proyección de mi personalidad aseguran.

BlogBruselas se infiltra entre ellos, prueba una vez tío verás como te engancha, insisten. La mayoría comenzaron por influencias externas y ahora son los máximos representantes de esta forma de vida. Hablamos con Ian Cahill, viene de Australia con 25 años de edad. El pasado mayo consiguió su título de ingeniero y ahora está viajando por toda Europa, se mueve en tren y Bruselas era su segunda parada después de Berlín. El descaro que demuestra patinando se convierte en timidez fuera, no se deja fotografiar. El público local lo observa con admiración, tomando apunte mentalmente de todos sus movimientos. Ian asegura que las diferentes culturas de los países se nota en el skate. En Europa la rivalidad está hecha para el aprendizaje, en Australia siempre te quieren dejar en evidencia, ejemplifica.

Lleva una larga melena rubia, pantalones ajustados y el cuadro de la Libertad guiando al pueblo de Delacroix con una espada láser en lugar de una bandera es el diseño de su camiseta. La ropa es mi segunda piel, el estilo al vestir habla mucho de uno mismo, pero aunque no sea tu estilo no hay que dejar de conocer, dice. Nos cuenta que la cultura del Skater es una cultura muy sana, además de que se centra en una actividad física también tiene inquietudes intelectuales. Todo el mundo sabe el gusto refinado de un Skater por la música, y las rampas de todos los Skateparks no están pintadas por casualidad, es otro ejemplo más de la expresión artística de esta cultura, añade. Y en su caso doy fe de su exquisito paladar por la arquitectura europea. En Europa las ciudades no son monstruosas, se ve la personalidad del país y es muy agradable que el patrimonio histórico de una cultura siga en pie y conviva día a día con la gente, adoro Europa afirma.

Ian es un ejemplo de la cantidad de gente que viaja por una afición este caso el Skate. Es un ejemplo de que Bruselas va más allá de la Grand Place y el Atomium. Bruselas tiene cultura de calle, y aquí se ama el Skate. Mañana actualizaremos con el testimonio curioso de un veterano Skater local, todo un ejemplo.

Feliz sábado!

Publicado por

Alberto Segarra Ruíz

llegó a la capital belga en septiembre de 2009 para estudiar Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Vrije Universiteit Brussel, en la Universidad flamenca, vamos. Nacido en Valencia en el otoño del ochenta y ocho, vine a Bruselas como escritor acomplejado, lector compulsivo y cinéfilo incomprendido. Y aunque la adolescencia no la dejé atrás hace mucho tiempo puedo asegurar y aseguro que he vivido un gran año en una gran ciudad. Afincado en una residencia céntrica, compartiendo experiencias con estudiantes de todo el mundo, acabo de decir hasta luego a mis exámenes y ahora con el verano, me subo al barco de los becarios en Bruselas para así desde mi precoz punto de vista poder intentar poner todo el escenario de la capital de Europa bajos vuestros dedos. Para que no sólo os quedéis con la barra del bar en los días de lluvia, sino para poder empezar un álbum de recuerdos, sabores y olores y como decía el poeta Charles Bukowski, para poder vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos. Porque en Bruselas solo se aburren las manecillas del reloj.