Estúpido titular, estúpido

Desde que apareciera por primera vez en la campaña presidencial de 1992 en EEUU, parece que han sacado un programita para titular que cada poco tiempo nos casca un “ES (poner aquí lo que apetezca), ESTÚPIDO“.

La frasecita de marras se ha convertido en una especie de muletilla faltona que no viene a cuento con el contenido de los artículos y que no denota más que dejadez, ineptitud y ganas de insultar.

La última vez que me ha golpeado el titularcillo de marras ha sido ayer (18 de octubre de 2006) nada más abrir El País: “Es Irak, estúpido”. Vale que esta vez al menos tratan de los asuntos que más preocupan a los estadounidenses de cara a las elecciones presidenciales, pero caer en el el insulto facilón para referirse despectivamente a los candidatos es, simplemente, injustificable.

Existe una especie de prejuicio de superioridad continental europeo respecto a EEUU que está en la base de una buena parte de los artículos que acaban menospreciando a este país, a su gente y a sus líderes. Mejor estaría superarlo y dedicarse a dar las noticias de manera más objetiva y realizar los análisis en función de datos y no prejuicios.

Si hay algo estúpido, es el titular.